Buenos Aires, Jueves 16 de Septiembre de 2021
Contáctenos

(+5411) 4833.7090
info@auta.org.ar


Suscripción

Suscríbase a nuestras novedades.

ARTICULOS


30.07.2021  |  00:00 hs.  |  Amigos Universidad de Tel Aviv

AMIGOS DE LA UNIVERSIDAD DE TEL AVIV

NUEVA TECNOLOGÍA QUE RESTITUYE EL SENTIDO DEL TACTO A LOS NERVIOS DAÑADOS


Científicos de la Universidad de Tel Aviv desarrollan un sensor que restituye el sentido del tacto a los nervios dañados, y ofrece nuevas esperanzas a las personas que han sufrido amputaciones o heridas.

Una tecnología revolucionaria que puede restituir el sentido del tacto a los nervios dañados como resultado de una amputación o lesion, ha sido desarrollado por un equipo de científicos de Israel.

La tecnología, desarrollada en la Universidad de Tel Aviv (TAU) que hasta ahora ha sido probada únicamente en animales, consiste en un diminuto sensor que se implanta en el nervio del miembro lesionado y se conecta directamente a un nervio sano.

Cada vez que el miembro toca un objeto, el sensor – que no require de electricidad, cables ni pilas – se activa y transmite una corriente eléctrica al nervio que funciona, reconstituyendo el sentido del tacto.

“La pérdida de sensibilidad puede ser resultado de una amplia gama de lesiones, desde heridas menores – como cuando una persona está cortando los ingredientes de una ensalada y accidentalmente se corta con el cuchillo – a lesiones muy graves”, dijo Ben Maoz, del Departamento de Ingeniería Biomédica, de la Facultad de Ingeniería Fleischman de TAU, y uno de los líderes de la investigación.

El trabajo sobre el sensor empezó luego de una reunión casual entre Maoz y un cirujano, el Dr. Amir Arami, de la Escuela de Medicina Sackler y de la Unidad de Microcirugía del Departamento de Cirugía de la Mano del Centro Médico Sheba.

“Estábamos hablando acerca de los desafíos que enfrentamos en nuestro trabajo, cuando el Dr. Arami me comentó la dificultad experimentaba al tratar pacientes que habían perdido sensibilidad táctil en uno u otro órgano, como resultado de alguna lesion”, contó Maoz.

“Aun cuando la herida puede ser sanada y el nervio suturado, en muchos casos el sentido del tacto sigue dañado. Las personas que carecen de sensibilidad táctil no pueden sentir si su dedo está siendo aplastado, quemado o congelado”.

“Fue entonces cuando decidimos enfrentar este desafío juntos, y encontrar una solución que restituya la sensibilidad táctil a aquellos que la hayan perdido”, agregó.

Los investigadores trabajaron con un equipo de cinco científicos, y desarrollaron un sensor que puede ser implantado sobre un nervio dañado bajo la punta del dedo y conectado a otro nervio que funciona adecuadamente.

El dispositivo consiste en dos placas diminutas, cuyas medidas son de menos de medio centímetro por medio centímetro. Cuando estas placas se contactan entre sí, liberan una carga eléctrica que se transmite al nervio que no está dañado.

Un sentido del tacto normal

Cuando el dedo lesionado toca algo, ese contacto libera una tension que corresponde a la presión aplicada al dispositivo – una presión débil para un contacto débil y una presión fuerte para un contacto fuerte – exactamente como sucede con el sentido del tacto normal.

Unlike existing technologies that use sensors to replace damaged nerves, batteries and electricity are not required to power the new sensor, the scientists explained, as it works on frictional force – whenever the device senses friction, it charges itself.

El dispositivo se puede implantar, mediante un proceso sencillo, en cualquier parte del cuerpo donde la sensibilidad táctil necesite ser restituida, y elude los órganos sensoriales dañados. Fue desarrollado a partir de un material biocompatible que puede ser usado en el cuerpo humano, no requiere de mantenimiento alguno y no es visible desde el exterior.

“Hemos probado nuestro dispositivo en modelos animales, y los resultados han sido muy alentadores”, expresó Maoz, quien agregó que el equipo continuará realizando ensayos en animales antes de pasar a los ensayos clínicos.

El estudio fue publicado en la revista ACS Nano.

 

 

Próximas Actividades