Buenos Aires, Jueves 16 de Septiembre de 2021
Contáctenos

(+5411) 4833.7090
info@auta.org.ar


Suscripción

Suscríbase a nuestras novedades.

ARTICULOS


13.08.2021  |  00:00 hs.  |  Amigos Universidad de Tel Aviv

AMIGOS DE LA UNIVERSIDAD DE TEL AVIV

UNA EXPLOSIÓN GIGANTE EN EL ESPACIO ESCLARECE UN MISTERIO DE MILES DE AÑOS.


La explosión de estrellas en una galaxia distante resuelve un misterio astronómico del siglo XI.

A pesar de haber sido formuladas como teoría durante 40 años, las supernovas de captura de electrones continuaron siendo esquivas. Esas supernovas surgen de las explosiones de estrellas entre 8 y 9 veces la masa del sol. En un reciente estudio en el que participó un investigador de la Universidad de Tel Aviv, se descubrió un nuevo tipo de explosión estelar – una supernova de captura de electrones -, dilucidó el misterio de mil años de antigüedad, de una supernova del 1054 d.C., de la que fueron testigos astrónomos antiguos. 

Enfrentando la Gravedad – Una Causa Perdida (incluso para las estrellas)

¿Qué es una supernova? Es la explosión de una estrella luego de un repentino desequilibrio entre dos fuerzas opuestas que conformaron esa estrella a través de toda su vida. La gravedad trata de contraer toda estrella. Nuestro sol, por ejemplo, contrapesa esta fuerza a través de la fusión nuclear en su centro, lo que produce una presión que se opone a la fuerza gravitacional. Mientras haya suficiente fusión nuclear, la gravedad no podrá hacer colapsar a la estrella. Sin embargo, eventualmente, la fusión nuclear se detendrá, exactamente como la nafta se agota en un auto, y la estrella entonces, colapsará. Para las estrellas como para el sol, el centro colapsado se denomina ‘Enana Blanca’ (´White Dwarf’ en idioma Inglés). Este material en las enanas blancas es tan denso que las fuerzas cuánticas entre electrones impiden más colapsos.

 

A tan sólo 31 millones de años luz de distancia

Durante décadas, los teóricos hicieron predicciones acerca de qué se podía esperar en una supernova de captura de electrones. Las estrellas tenían que perder mucha masa de particular composición antes de explotar, y la supernova propiamente dicha tenía que ser relativamente débil, tener poca lluvia radiactiva, y producir elementos ricos en neutrones.

 

El nuevo estudio, publicado en la revista Nature Astronomy, se concentró en la supernova SN2018zd, descubierta en 2018 por el astrónomo amateur Japonés Koihchi Itagaki. El Dr. Iair Arcavi, del departamento de astrofísica de la Facultad de Ciencias Exactas Beverly Sackler de la Universidad de Tel Aviv, también participó en el estudio.

 

Esta supernova, ubicada en la galaxia NGC 2146, tiene todas las propiedades de una supernova de captura de electrones, que no se había observado en ninguna otra supernova. Además, dado que la supernova se encuentra relativamente cerca – a sólo 31 millones de años luz de distancia -, los investigadores pudieron identificar la estrella en imágenes de archivo previas a la explosión tomadas por el Telescopio Espacial Hubble. De hecho, la estrella misma se ajusta a las predicciones del tipo de estrella que debería explotar como una supernova de captura de electrones, y se diferencia de las estrellas que fueron vistas al explotar como otros tipos de supernova.  

 

El Dr. Arcavi es miembro del Global Supernova Project, y utiliza la Red Global de Telescopios del Observatorio Las Cumbres para estudiar fenómenos raros y efímeros como las supernovas, la fusión de estrellas de neutrones y estrellas separadas por agujeros negros. “Es increíble que podamos dilucidar eventos históricos del Universo con instrumentos modernos”, dice el Dr. Arcavi. “Hoy en día, con los telescopios robóticos que escanean el Cielo con una eficacia sin precedentes, podemos descubrir más y más eventos raros que son fundamentales para comprender las leyes de la naturaleza, sin tener que esperar 1000 años entre un evento y otro”.  

Próximas Actividades