Buenos Aires, Lunes 04 de Marzo de 2024
Contáctenos

(+5411) 4833.7090
info@auta.org.ar


Suscripción

Suscríbase a nuestras novedades.

ARTICULOS


26.06.2023  |  00:00 hs.  |  Amigos Universidad de Tel Aviv

Amigos de la Universidad de Tel Aviv en Argentina

Los murciélagos más viejos sufren menor pérdida de audición, dice un investigador de TAU


El hallazgo contradice una suposición prevaleciente

Un nuevo estudio de la Universidad de Tel Aviv (TAU) refuta la suposición científica predominante de que los murciélagos son inmunes a la pérdida de audición relacionada con la edad. Esta suposición había llevado a los investigadores a creer que conservan una buena capacidad auditiva, lo que les permite orientarse incluso a una edad avanzada.

Los investigadores descubrieron que el sentido del oído de los murciélagos, de hecho, se deteriora con la edad, pero a un ritmo relativamente lento en comparación con el de los humanos y otros mamíferos. Dado que viven en colonias muy ruidosas donde se podría haber esperado una pérdida auditiva más rápida, los investigadores plantean la hipótesis de que los murciélagos pueden haber desarrollado adaptaciones especiales que ralentizan el proceso.

El estudio fue dirigido por el estudiante de doctorado Yifat Tarnovsky del laboratorio del neuroecólogo Profesor Yossi Yovel de la Escuela de Zoología de la Facultad de Ciencias de la Vida George S. Wise de TAU y Director de la Escuela de Neurociencia Sagol de TAU, en colaboración con la Profesora Karen Avraham , el decano de la Facultad de Medicina de TAU , el Dr. Shahar Taiber de su laboratorio y el profesor Jerry Wilkinson de la Universidad de Maryland. El artículo se publicó el 30 de marzo de 2023 en Life Science Alliance.

El profesor Yovel explica que la capacidad de discernir altas frecuencias es fundamental para la supervivencia de los murciélagos, que dependen de ella para orientarse en su entorno. Sin embargo, ningún estudio ha examinado sistemáticamente los efectos del envejecimiento en la audición de los murciélagos.

Los investigadores utilizaron la acumulación de metilación del ADN para evaluar la edad de 47 murciélagos frugívoros egipcios salvajes (Rousettus aegyptiacus), luego probaron su audición mediante el control de las respuestas auditivas del tronco encefálico a sonidos de frecuencia e intensidad variables. Las grabaciones indicaron claramente una pérdida de audición relacionada con la edad, y este deterioro fue más marcado en las frecuencias más altas, al igual que en los humanos. Se encontró que la tasa de deterioro era similar a la pérdida auditiva observada en humanos que envejecen.

Pruebas adicionales mostraron que, al igual que en los humanos, la pérdida de audición en los murciélagos está relacionada con la estructura y función de la cóclea, junto con un procesamiento más lento por parte del nervio auditivo. “En los humanos, este último síntoma puede afectar la comprensión del habla”, dice Tarnovsky. “En murciélagos mayores puede ser perjudicial para la ecolocalización. Los murciélagos  de la fruta egipcios que estudiamos dependen de la ecolocalización para realizar varias tareas, pero siempre que sea posible, también dependen sustancialmente de la vista. Por lo tanto, nuestras pruebas deberían replicarse en murciélagos con problemas de visión que dependen casi exclusivamente de la ecolocalización para orientarse”.

Los investigadores suponen que una de las causas de la pérdida de audición en los murciélagos de la fruta egipcios podría ser la exposición acumulada a altos niveles de ruido en su entorno. Como muchas otras especies de murciélagos, los murciélagos frugívoros egipcios viven en grandes colonias y usan vocalizaciones sociales fuertes y frecuentes para comunicarse. Al colocar varios micrófonos dentro de la cueva de los murciélagos de la fruta, Tarnovsky y sus colegas descubrieron que los murciélagos están frecuentemente expuestos a una intensidad de sonido de más de 100 dB, igual a la de una motocicleta o una sierra eléctrica. Sorprendentemente, el ruido más fuerte se encontró en las frecuencias bajas, mientras que las pruebas indicaron que la pérdida auditiva ocurre principalmente en las frecuencias altas.

"La tasa relativamente lenta de pérdida de audición relacionada con la edad (similar a la tasa en los humanos) a pesar de la exposición de por vida a niveles de ruido muy altos puede indicar que los murciélagos han desarrollado adaptaciones especiales para hacer frente a su entorno ruidoso", agrega el profesor Yovel.

Los investigadores esperan que la comprensión de estas adaptaciones pueda proporcionar nuevos conocimientos sobre los mecanismos de la pérdida auditiva relacionada con la edad en los seres humanos.

 

Próximas Actividades