Buenos Aires, Miércoles 17 de Julio de 2024
Contáctenos

(+5411) 4833.7090
info@auta.org.ar


Suscripción

Suscríbase a nuestras novedades.

ARTICULOS


26.06.2023  |  00:00 hs.  |  Amigos Universidad de Tel Aviv

Amigos de la Universidad de Tel Aviv en Argentina

La nueva técnica TAU reduce significativamente los síntomas del TDAH en un tercio de los participantes del estudio


El entrenamiento computarizado de atención progresiva (CPAT) ofrece buenas noticias para las personas con TDAH

Un nuevo tratamiento desarrollado en la Universidad de Tel Aviv (TAU) llamado Entrenamiento Computarizado de Atención Progresiva (CPAT) mejoró significativamente los síntomas del 33 por ciento de los estudiantes que sufren de Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). Esto es en comparación con una mejora en los síntomas de solo el 11 por ciento de los estudiantes que participaron en un protocolo paralelo de "entrenamiento de atención plena", durante el cual los participantes practicaron una meditación diseñada para reducir sus dificultades de atención. Además, a diferencia de los tratamientos farmacológicos como Ritalin, estas mejoras se mantuvieron incluso cuatro meses después de finalizar el protocolo de tratamiento.

El estudio fue la disertación doctoral de la Dra. Pnina Stern bajo la dirección de la profesora Lilach Shalev-Mevorach de la Escuela de Educación Jaime y Joan Constantiner de TAU . Los resultados del estudio se publicaron en mayo de 2023 en el Journal of Attention Disorders .

“Desarrollamos el sistema CPAT hace años y produjo buenos resultados en estudios anteriores que realizamos, principalmente en niños”, explica el profesor Shalev-Mevorach. “Además, en el único estudio que realizamos en adultos con TDAH se obtuvieron resultados positivos, pero sin indicios de 'transferencia lejana', lo que significa una mejora en funciones para las que los participantes no estaban directamente capacitados en el tratamiento”.

El profesor Shalev-Mevorach señala que, en general, una afirmación científica basada en la transferencia lejana en una intervención no farmacológica plantea un gran desafío para los investigadores, ya que no existe un “placebo no farmacológico” con el que compararla. En el protocolo de una intervención no farmacológica es muy difícil separar el contenido de la intervención de factores ambientales como la atención que reciben los participantes durante las sesiones de formación y el esfuerzo que invierten en participar en la investigación.

En el estudio actual, los investigadores trataron de resolver esto empleando un diseño de investigación que incluía dos grupos de control: un grupo de control regular, que realizó las diversas tareas de evaluación en dos momentos sin ninguna intervención como parte de la investigación (el grupo de control pasivo grupo), y un segundo grupo de control que participó en sesiones de entrenamiento de atención plena bajo la guía de un instructor profesional. Este tipo de entrenamiento ha dado resultados positivos en estudios previos en personas con TDAH.

Para el experimento, 54 estudiantes masculinos y femeninos que habían sido diagnosticados con TDAH fueron reclutados de TAU y otras instituciones académicas. Los sujetos se dividieron a ciegas en tres grupos iguales: un grupo de control, un grupo de atención plena y un grupo de CPAT.

Los participantes en los grupos CPAT y mindfulness asistían a reuniones grupales en el campus universitario una vez por semana en sesiones de dos horas. El primer grupo recibió el CPAT y el segundo recibió capacitación de un instructor certificado de atención plena.

Antes y después del protocolo de intervención, los participantes de los tres grupos realizaron una serie completa de pruebas de evaluación: pruebas computarizadas estándar para evaluar las funciones de atención, cuestionarios de evaluación del comportamiento (síntomas de TDAH autoinformados) y cuestionarios de atención plena (sentimientos autoinformados como estrés, ansiedad y bienestar).

Además, se utilizó una medida novedosa para este estudio de intervención: se les pidió que leyeran un texto de un artículo científico mientras se rastreaban sus movimientos oculares. Los índices producidos mediante el sistema de seguimiento ocular permitieron identificar un patrón de lectura desatento, que se utilizó como medida de eficiencia lectora en un contexto académico. Finalmente, los participantes completaron un cuestionario sobre sus dificultades académicas.

“Los resultados fueron muy positivos”, dice el profesor Shalev-Mevorach. “Observamos mejoras en las funciones de atención en sí, es decir, 'transferencia cercana', por ejemplo, en la atención sostenida, la capacidad de permanecer atento durante un largo período de tiempo, y en el control de la atención, la capacidad de retrasar una respuesta de rutina. Pero lo principal es que vimos mejoras significativas en el funcionamiento diario y académico de los participantes, como la reducción de la lectura repetida mientras leen un artículo científico.

“Además, las mejoras en estas funciones de atención se relacionaron con la reducción de los síntomas conductuales del TDAH y de la lectura repetitiva. Es decir, el CPAT entrenó los propios mecanismos de atención, y su mejora se relacionó con la mejora conseguida en los síntomas conductuales y patrones de lectura. Un tercio de los participantes que recibieron el protocolo CPAT mostraron una mejora significativa en los síntomas del TDAH, en comparación con solo el 11 por ciento de los que se sometieron al protocolo de atención plena. Las mejoras obtenidas se mantuvieron en la prueba que se realizó unos cuatro meses después de finalizar el protocolo de intervención.

“Los efectos de los psicoestimulantes como Ritalin y Concerta son intermitentes”, concluye la profesora Shalev-Mevorach. “Los estudios muestran que los pacientes que toman Ritalin a diario disfrutan de mejoras significativas, pero cuando interrumpen el tratamiento, las mejoras se desvanecen y vuelven al punto de partida. Nuestra motivación es provocar un cambio profundo en las funciones básicas de atención, cambio que será significativo a largo plazo, como opción adicional a la medicación, y por supuesto como alternativa al tratamiento farmacológico en los casos en los que no sea aplicable.”

Próximas Actividades