Buenos Aires, Jueves 25 de Febrero de 2021
Contáctenos

(+5411) 4833.7090
info@auta.org.ar


Suscripción

Suscríbase a nuestras novedades.

ARTICULOS


29.12.2014  |  06:00 hs.  |  Amigos Universidad de Tel Aviv

Amigos de la Universidad de Tel Aviv

¿Quién escribió la Biblia?


Tanto en la tradición judía como en la cristiana, se considera que Moisés escribió la Torá, esto es, los primeros cinco libros de la Biblia. Los especialistas en la materia encontraron evidencia que demuestra que el Pentateuco no es sino el trabajo combinado de diversos escritores. 

 

Asimismo, se considera que los otros libros de la Biblia y del Nuevo Testamento atravesaron un proceso de composición similar. Con todo, resulta sumamente difícil establecer con exactitud dónde empieza y termina la intervención de los partícipes de esta obra.
Es por eso que los expertos en el área desarrollaron un algoritmo que podría identificar la pluralidad de fuentes que dejaron su huella en la composición de los libros de la Biblia. El profesor Nahum Dershowitz de la escuela de computación de la UTA, trabajando en colaboración con su hijo, el experto en Biblia Idán Dershowitz, afirma que este novedoso algoritmo computacional reconoce pistas lingüísticas, como la preeminencia de algunas palabras por sobre otras, a la hora de dividir los textos de acuerdo con el autor hipotético. 
Al hacer hincapié en el estilo a la vez que se hace a un lado el género o el tema, estos investigadores lograron eludir los obstáculos metodológicos que tradicionalmente plagaban la investigación bíblica tradicional. Estos temas incluyen la falta potencial de objetividad en el análisis basado en el contenido, así como dificultades generadas por la riqueza de géneros y formas literarias del texto bíblico: poesía, narrativa, leyes y parábolas. Esta investigación se presentó en la Conferencia Anual  de la Asociación de Lingüística Computacional en Portland.
De acuerdo con Dershowitz, este nuevo programa de computación busca y compara detalles que los especialistas tendrían dificultades en detectar, como la frecuencia con que se emplean sinónimos y conectores.  Quizá estos detalles no afecten el significado del texto mismo; sin embargo, todos los autores tienen un estilo propio. Así, cosas tan triviales como la preferencia de la palabra “dijo” en vez de “habló” podrían ser indicadores de las preferencias de un autor determinado.
    Para comprobar la validez de este método, se mezclaron párrafos extraídos de los libros de Jeremías y Ezequiel, y se hizo que la computadora los identificara. El programa logró detectar y separar los capítulos en función de los sinónimos con un margen de error del 99%.
Asimismo, se cree que el algoritmo de la Torá podría ofrecer información adicional sobre otras fuentes enigmáticas, como los diversos panfletos y tratados de origen desconocido que se escribieron en el transcurso de la historia. Dado que el software logra identificar pistas lingüísticas sutiles, éste podría dar con diferencias que hasta el momento han resultado imperceptibles al ojo humano.

Próximas Actividades