Buenos Aires, Lunes 19 de Agosto de 2019
Contáctenos

(+5411) 4833.7090
info@auta.org.ar


Suscripción

Suscríbase a nuestras novedades.

ARTICULOS


29.12.2017  |  03:00 hs.  |  Amigos Universidad de Tel Aviv

Amigos de la Universidad de Tel Aviv

LOS TRANSPORTADORES DE DROGAS A NANO ESCALA TRAEN RECUPERACIÓN


Diminutos “misiles anti-cáncer” que acarrean las drogas directamente hacia las células enfermas de un paciente, desarrollados por científicos asociados con el Instituto Marian Gertner para Nanosistemas Médicos de la Universidad de Tel Aviv, están haciendo que el tratamiento para el cáncer alcance nuevos niveles de efectividad y personalización, al tiempo que reducen los dañinos efectos secundarios. 

 

“Investigadores de todo el mundo están trabajando en el desarrollo de terapias personalizadas que adecuarán la medicación contra el cáncer correcta al paciente correcto”, dice el Prof. Dan Peer del Departamento de Investigación Celular e Inmunología de la Facultad de Ciencias de la Vida George S. Wise. “En nuestro laboratorio hemos diseñado un sistema de transporte de drogas a nano-escala que no sólo ataca los puntos enfermos de un modo más exacto, sino que su carga de drogas se realiza según la condición de cada paciente en particular, su receptividad y su composición genética”.    
El sistema desarrollado por Peer y su equipo utiliza materiales naturales a base de lípidos que se encuentran en el cuerpo como transportadores de drogas. Una vez inyectado en el torrente sanguíneo del paciente, los transportadores localizan y actúan únicamente sobre las células cancerígenas – sin dañar las células y tejidos sanos que están alrededor.
“Los primeros resultados de laboratorio han sido muy alentadores”, dice Peer, que es Director del Laboratorio para Nanomedicina, en el Centro para Nanociencia y Nanotecnología de la Universidad de Tel Aviv, y también dirige el Fondo de Investigación en Nanotecnología M. y Harry B. Helmsey. 
“En cáncer de ovario, logramos aumentar en 25 veces la efectividad en el suministro de medicación en la zona afectada, disminuimos la resistencia de las células cancerígenas a las drogas aplicadas, e incrementamos la destrucción del tumor; las células cancerígenas comenzaron a extinguirse dentro de las 24-48 horas”. 
Peer y su emprendimiento biomédico Quiet Therapeutics, empezarán próximamente las pruebas clínicas para la tecnología.

Próximas Actividades