Buenos Aires, Martes 29 de Septiembre de 2020
Contáctenos

(+5411) 4833.7090
info@auta.org.ar


Suscripción

Suscríbase a nuestras novedades.

ARTICULOS


17.03.2020  |  00:00 hs.  |  Amigos Universidad de Tel Aviv

Amigos de la Universidad de Tel Aviv

¿QUE ES MAS IMPORTANTE? PRIVACIDAD VD SALUD PUBLICA


Expertos de la Universidad de Tel Aviv responden preguntas sobre la crisis del coronavirus

El sábado 14 de marzo, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, declaró que el gobierno tiene la intención de utilizar varias herramientas digitales, del tipo que hasta ahora se han utilizado en la lucha contra el terrorismo, con el fin de controlar el coronavirus. Sus comentarios permanecieron vagos y no fueron acompañados de explicaciones detalladas, lo que planteó muchas preguntas para los ciudadanos.

Por un lado, se están tomando medidas radicales en todo el mundo para tratar de erradicar el coronavirus, incluido el aumento de las medidas de vigilancia y seguimiento, de acuerdo con las recomendaciones de la OMS. Las aplicaciones y características que antes eran controvertidas son aclamadas como salvavidas. Por otro lado, ¿las consideraciones de salud pública anulan el derecho de un individuo a la privacidad? ¿Existe un precedente para que el estado vigile a los ciudadanos que no son sospechosos de ningún delito? ¿Qué se hará con esta información privada? ¿Quién tendrá acceso a ella? Pedimos a los expertos que arrojen algo de luz sobre esto.

¿Puede su teléfono servir como esposas?

El sábado, el Primer Ministro de Israel anunció que, entre otras medidas consideradas, se utilizarán "herramientas digitales, como se hizo en Taiwán". Prof. Itzhak Ben-Israel, jefe del Programa de Estudios de Seguridad de la Facultad de Ciencias Políticas, Gobierno y Asuntos Políticos y también del taller Yuval Ne'eman para Ciencia, Tecnología y Seguridad  y Centro Interdisciplinario de Investigación Cibernética de Blavatnik dijo: “Hay muchas opciones para este tipo de vigilancia. La más simple de ellas es usar la función de ubicación del teléfono celular para asegurarse de que las personas que están en cuarentena en casa no se vayan de la casa. Otra opción es usar la misma función de ubicación para seguir el camino de alguien que podría estar portando el virus para ver dónde ha estado. Esta es una opción más intrusiva en términos de privacidad. Por supuesto, hay opciones aún más intrusivas, estilo 'Gran Hermano'. Por ejemplo, es posible rastrear al 'sospechoso' que podría estar infectado con la enfermedad a través del contenido de su correo electrónico o redes sociales, para encontrar personas con las que el 'sospechoso' ha estado en contacto en los últimos días. Mientras tanto, en Taiwán, han utilizado las opciones más mínimas que he mencionado: el uso de la función de ubicación (como una especie de esposas electrónicas) ".

La preocupación: una violación irreparable de los derechos individuales

"El primer ministro de Israel no dio más detalles sobre qué medidas se tomarían, quiénes se verían afectados por la vigilancia y qué marco legal se utilizaría", dice el profesor Michael Birnhack, Vicedecano de Investigación de la Facultad de Derecho de Buchmann y también investigador en el Centro Interdisciplinario de Investigadores Cibernéticos de Balavatnik. "El estado ahora tiene una serie de herramientas legales para monitorear a las personas en varios contextos, pero no existe un contexto que se adapte bien a una emergencia de salud general, como la que tenemos en este momento".

"De hecho, la emergencia es grave, e Israel y muchos otros países no tienen experiencia previa para hacer frente a este tipo de epidemia, pero el derecho a la privacidad, como todos los derechos humanos, es particularmente importante y se pone a prueba en tiempos de crisis y emergencia. Un enfoque populista presenta la situación como una dicotomía en la que debemos elegir entre salud pública y privacidad. Esta es una dicotomía falsa y engañosa. El enfoque democrático busca equilibrar y, cuando sea posible, alcanzar ambos objetivos a la vez.

 "La preocupación es que la reducción de los derechos será difícil de solucionar, y los arreglos de emergencia permanecerán con nosotros mucho después de que desaparezca el coronavirus. Para prevenir tal daño, el sistema de salud necesita ser definido con precisión. Según sus necesidades, se pueden examinar diferentes herramientas disponibles para el estado, a fin de encontrar el curso de acción que viola la privacidad por última vez ('proporcionalidad' en términos legales).

 "Puedo caracterizar algunas de estas necesidades: Primero, los pacientes. Necesitan la mejor atención y todos tenemos interés en reducir más infecciones. La hospitalización compromete la privacidad de los pacientes. No se necesitan medidas de seguimiento adicionales para ellos.”

"En segundo lugar, los aislados en el hogar: el interés aquí es asegurarse de que mantengan el aislamiento para no infectar a otros. Pero aquí, la solidaridad social, respaldada por la ley que determina la violación del aislamiento como un delito penal, la capacidad de denunciar a alguien, y la aplicación del Ministerio de Salud respaldada por la policía - son suficientes. La geolocalización de las personas aisladas no será efectiva. Una persona que quiera violar el aislamiento simplemente dejará el teléfono móvil en casa.”

 "Tercero, reconstruir el 'camino de la infección' para aquellos que están enfermos. Como parte de la investigación epidemiológica, no todos los pacientes recuerdan dónde estaban cada hora desde los 14 días anteriores a la identificación de su enfermedad. Los datos celulares pueden ayudar. Pero aquí, no se necesita la ley. Es suficiente pedir su consentimiento y, en mi opinión, todos aceptarán renunciar a sus datos de ubicación para minimizar el daño que han causado involuntariamente.”

 "Y cuarto, ubicar a aquellos que han estado expuestos a un paciente verificado. Aquí, debe estar informado. Ahora, el Ministerio de Salud está publicando la 'vía de infección' de los pacientes, pero presumiblemente la información no llega a todos los que estaban en el lugar equivocado en el momento equivocado. La vigilancia de los teléfonos celulares puede localizarlos. Aquí es donde surge la idea de "privacidad por diseño". Una forma es que las compañías celulares transmiten información al estado. de manera desproporcionada. El objetivo no es recopilar información sobre la ubicación, sino informar a los ciudadanos. Por lo tanto, el flujo de información debe revertirse, de modo que el estado solicite a las compañías celulares que se comuniquen con aquellos que estaban en un lugar determinado en un momento determinado. Los detalles son importantes, por supuesto, y debe formularse en un proceso integrado de ingeniería, organización y derecho ", concluye el profesor Birnhack.

En conclusión, la responsabilidad parece recaer en todos en la sociedad. Es nuestra responsabilidad demostrar solidaridad social, obedecer las instrucciones de las agencias oficiales de salud para no infectar a otros y ayudar tanto como sea posible a aquellos en nuestra comunidad que tienen miedo o están en mayor riesgo. También es nuestra responsabilidad hacer preguntas y no dar por sentado los derechos fundamentales. Parece que equilibrar estos dos enfoques nos permitirá superar con éxito esta crisis.

Próximas Actividades