Buenos Aires, Viernes 22 de Enero de 2021
Contáctenos

(+5411) 4833.7090
info@auta.org.ar


Suscripción

Suscríbase a nuestras novedades.

ARTICULOS


04.12.2020  |  00:00 hs.  |  Amigos Universidad de Tel Aviv

AMIGOS DE LA UNIVERSIDAD DE TEL AVIV

ÍNDICES “PREOCUPANTES” DE ANSIEDAD Y DEPRESIÓN EN LA POBLACIÓN ISRAELÍ


Un nuevo co-estudio de la Universidad de Tel Aviv concluye que el COVID-19 ha causado un “daño severo” a los israelíes.

Un nuevo estudio llevado a cabo por la Universidad de Tel Aviv y el Instituto Académico y Tecnológico Tel-Hai muestra que, desde que comenzó la pandemia, los síntomas de ansiedad y depresión han aumentado significativamente. El estudio revela que en el pico de la segunda ola (octubre de 2020), casi una de cada tres personas en Israel (29%) sufren síntomas extremos o altamente extremos de ansiedad. Los datos presentan un agudo incremento en la tasa de ansiedad relativa respecto del primer confinamiento (mayo de 2020), cuando casi uno de cada cuatro encuestados (23%) reportó niveles de ansiedad medianos a altos o muy altos. En comparación, un análisis del nivel de ansiedad en Israel en 2018, aproximadamente dos años previos a la pandemia, mostró que sólo una persona de cada diez (alrededor del 12%) informó estar muy o extremadamente ansiosa.

 

El estudio liderado por el Dr. Buria Adini del Departamento de Gestión de Emergencias y Desastres de la Escuela de Salud Pública de la Facultad de Medicina Sackler, Universidad de Tel Aviv, y los Profs. Shaul Kimhi, Yohanan Eshel, y el Dr. Hadas Marciano, investigadores del Centro de Investigación en Resiliencia y Stress, del Instituto Tel-Hai.

En el estudio, los investigadores monitorearon el modo en que los adultos de la población judía hacían frente a la crisis del COVID-19. El estudio se realizó sobre una muestra de 804 entrevistados. Los datos también mostraron que, durante el año pasado, el nivel de depresión se incrementó en forma aguda: en el pico de la segunda ola (octubre de 2020), el estudio descubrió que uno de cada cinco entrevistados (20%) en Israel reportó un alto o muy alto nivel de depresión. Cuando se levantó el confinamiento después de la primera ola (mayo de 2020), solo el 14% de los entrevistados (uno de cada siete) reportó un alto o muy alto nivel de depresión. En comparación, en 2018, solo el 9% de la población (menos de uno de cada diez) reportó un alto o muy alto nivel de depresión.

Según los investigadores, “el estudio demuestra el impacto de la crisis del COVID-19 y el daño severo que generó en la resiliencia mental pública. El agudo incremento en la tasa de personas que sufren síntomas de ansiedad y depresión es muy preocupante. En gran medida, esto sugiere que el daño mental que no es visible exteriormente, y por lo tanto no está siendo adecuadamente tratado.

 

Próximas Actividades