Buenos Aires, Jueves 15 de Abril de 2021
Contáctenos

(+5411) 4833.7090
info@auta.org.ar


Suscripción

Suscríbase a nuestras novedades.

ARTICULOS


05.04.2021  |  00:00 hs.  |  Amigos Universidad de Tel Aviv

Amigos de la Universidad de Tel Aviv en Argentina

PRÓXIMO PRESUPUESTO EN ISRAEL: UNA ÚLTIMA OPORTUNIDAD PARA SALIR DE LA CRISIS DEL CORONAVIRUS DE FORMA SEGURA.


Después de una década sin reformas, el presupuesto estatal podría ser un punto de inflexión en la salida de la crisis del coronavirus: las reformas y las inversiones podrían impulsar el crecimiento, que se ha convertido en la agenda del día.

Prof. Manuel Trajtenberg

 

"La situación en la que nos encontramos hoy no tiene precedentes. Ya no es una crisis, sino una combinación de varios eventos enormes que drenaron hasta cierto punto en el tiempo", dice el profesor Manuel Trajtenberg de la Universidad de Tel Aviv, quien recientemente fue nombrado director de Instituto de Estudios de Seguridad Nacional del INSS. Encabezó el comité público para el cambio socioeconómico creado tras las protestas de 2011. "Por un lado, está la crisis del COVID, que es una crisis económica y sanitaria con consecuencias a largo plazo.  Por otro lado, Israel no ha tenido un presupuesto estatal durante dos años y medio. Además, el mundo está experimentando cambios de gran alcance que afectarán la economía ".

 

“Entonces”, explica TraJtenberg, “cuando dices 'hagamos un presupuesto rápido y salgamos de este listón, es una señal de falta de comprensión de la magnitud del desafío. No es que haya un déficit alto y luego se suba el IVA como solía ser, y eso es todo”.

 

Trajtenberg elige comenzar con lo que no se debe hacer en este momento. 'No se debe aprobar un presupuesto bienal. Espero que después de las elecciones se forme un gobierno, pero eso no sucederá antes de mayo. El presupuesto de 2021 tendrá que aprobarse pronto para permitir que el aparato gubernamental vuelva a la vida después de dos años y medio de coma. El presupuesto 2021 es un presupuesto simple que ya fue elaborado por el Ministerio de Hacienda en septiembre y su aprobación es un paso técnico para volver a la normalidad, salvo un tema que requiere de un tratamiento y estimación urgente e inmediata: la formación profesional. Debe ser llamativo. El presupuesto 2022 debe preparar un plan de trabajo estratégico del cual se derivará el presupuesto sobre la base de una serie de principios con 3 sistemas en su centro: seguridad, educación y salud. "Estos tres sistemas críticos ahora están operando sin un plan maestro", explica Trajtenberg. Con respecto a la defensa, Trajtenberg menciona que "Tarshish Tnufa, el último plan plurianual de las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel), nunca se ha discutido en el gobierno y ha estado listo durante 3 años”.

 

El sistema de salud también necesita un plan plurianual. "En el último año hemos visto cuánto dinero ha entrado en el sistema de salud, pero una parte importante, incluso la mayor parte, se ha destinado a la atención del coronavirus y después de la crisis desaparecerá. Así que volveremos a donde estábamos en la víspera del corona - "Para sanar el sistema, se necesita un plan estratégico que mire hacia el futuro, y del cual se derivará el presupuesto”.

 

A diferencia del sistema de salud - dice Trajtenberg - "el sistema educativo expuso todas sus debilidades durante el período del Corona. Malo, básicamente: la cantidad de alumnos en clase, la cantidad de profesores y el contenido desactualizado y descoordinado para el siglo XXI. Organizacionalmente, este es un sistema que ha convertirse en un monstruo multifacético con el que ningún ministro de educación puede lidiar. Algo de dinero aquí y allá ".

 

Trajtenberg también aborda el tema de impuestos, déficit y deuda y cree que "en 2021 no se deben tocar los impuestos y no se deben hacer grandes recortes porque estamos en proceso de recuperación. Pero luego será necesario aumentar la recaudación tributaria. Primero, está prohibido tocar el impuesto sobre la renta de las personas físicas. Este impuesto ya llega al 50% con impuesto adicional. Pero hay muchas cosas que se pueden hacer, sobre todo para corregir las enormes distorsiones que existen en el sistema tributario. Quiero abordar una de ellas: impuesto de sociedades. La tasa legal es "aproximadamente del 23%, pero quienes pagan esta tasa son en su mayoría pequeñas y medianas empresas. El impuesto de sociedades es un impuesto super regresivo: las grandes pagan poco y las pequeñas relativamente mucho en relación con su tamaño ".

 

Según Trajtenberg, un sector que se ha visto muy afectado por la crisis del coronavirus son las pequeñas y medianas empresas. “Son transparentes a pesar de que toman a una proporción muy grande de empleados. Si hay algo en lo que hay que poner el acento es en ellos. Hay que acabar con la discriminación flagrante contra ellos”, concluye.

Próximas Actividades